Aunque cada persona deberá comprobar qué alimentos son los que mejor o peor le sientan, lo cierto es que hay algunos, como las frutas y verduras, que están