Investigadores revelan 10 cosas que hacen a los niños más felices

Una de las cosas más afortunadas que te puede pasar en la vida es, creo, tener una infancia feliz.” – Agatha Christie.

La infancia es un momento especial en la vida. Un tiempo de descubrimiento, juego, maravillas y diversión en el mundo a medida que el niño va conociendo el mundo que le rodea. Para los padres, este tiempo puede traer consigo una sensación de preocupación, ya que buscan asegurar la salud y la felicidad del niño.

Por supuesto, la vida continua -tanto para el niño como para los padres-, lo que puede afectar a los años de la infancia. Independientemente de las circunstancias, la felicidad del niño casi siempre es lo primero para aquellos que lo aman.

En el siguiente artículo combinamos investigación científica y felicidad infantil. Más específicamente, vamos a examinar 10 consejos científicamente probados para ayudar a garantizar una infancia feliz y saludable.

Ya sea que usted sea un padre, un padre que quiere serlo, o alguien que ama a sus hijos, esperamos que lo que usted lea a continuación le proporcione una gran visión de cómo hacer que un niño sea más saludable y feliz.

AQUÍ ESTÁN 10 CONSEJOS PARA HACER QUE EL PEQUEÑO SEA MÁS FELIZ:

 DÉLES MUCHO TIEMPO DE JUEGO

La responsabilidad principal de un niño es – o al menos debería ser – jugar. Sí, el niño eventualmente tendrá tareas, cosas extracurriculares, etc.; pero desde que el niño pequeño hasta adolescente, se les debe dar la libertad de divertirse.

Peter Gray, psicólogo infantil y profesor del Boston College, afirma: “Los niños aprenden las lecciones más importantes de la vida de otros niños, no de los adultos… no pueden aprender, o son mucho menos propensos a aprender, en las interacciones con los adultos“.

Así que dígales que salgan a jugar.

2. DEJAR LAS DISCUSIONES PESADAS EN OTRA PARTE

Los cerebros de los niños se desarrollan a un ritmo extraordinario durante la primera infancia. Cuando ven y oyen hablar de problemas similares a los de los adultos, e incertidumbres, el delicado estado psicológico del niño puede verse afectado negativamente; haciéndolos potencialmente preocupados e inseguros.

Los niños no deben escuchar conversaciones estresantes de los adultos – definitivamente no es el momento.

3. NO LOS COMPARE CON OTROS

La presión para tener éxito en la sociedad actual puede hacer que sea tentador inculcar un sentido temprano de competitividad – y algunos adultos lo hacen al compararlos con alguien más. Algunas veces, los adultos también señalarán los rasgos de personalidad deseables en otro niño, con la esperanza de duplicarlos en el otro.

Los investigadores dicen que tales tendencias comparativas pueden afectar negativamente la confianza y el sentido de sí mismo del niño.

4. ENSEÑAR LOS BENEFICIOS DE LAS EMOCIONES NEGATIVAS

Es obvio: un niño no es muy maduro. Casi todos los niños tendrán arrebatos espontáneos de ira, envidia, tristeza, etc. Este comportamiento presenta una buena oportunidad de aprendizaje como adulto.

El Dr. John Gottman de la Universidad de Washington cita la tendencia popular de los adultos a abordar el “mal comportamiento” percibido por un niño – sus emociones negativas – repartiendo algún castigo. Una mejor manera es reconocer el comportamiento, enseñando al niño que todos experimentan emociones negativas, y encontrando maneras de enseñar al niño cómo manejar sus emociones de manera constructiva.

5. RECONOCER SUS ESFUERZOS

El niño alcanzará la edad en que sabe que se necesita mucho trabajo para salir adelante. Es importante, entonces, reconocer cuando el niño se esfuerza por lograr algo.

Hablando sobre las tareas cognitivas durante la niñez, la Dra. Carol S. Dweck en Stanford dice: “Nuestro mensaje a los padres es que se centren en el proceso en el que participa el niño, como esforzarse mucho o concentrarse en la tarea – qué cosas específicas están haciendo en lugar de ‘eres tan inteligente, eres tan bueno en esto… lo que (el adulto) hace importa desde el principio’“.

6. TRADICIONES FAMILIARES VALIOSAS

Tener una variedad de cosas que una familia hace en conjunto es una buena señal de un hogar estable; la estabilidad es un aspecto importante del desarrollo infantil.

Según el Instituto de Desarrollo Infantil, tener un tiempo familiar regular induce cinco beneficios principales: el niño se siente importante y querido; el niño observa rasgos adultos positivos; los adultos pueden observar y aprender más sobre las debilidades del niño para guiarlo mejor; el niño puede verbalizar sus pensamientos y sentimientos, y el padre y el niño desarrollan un vínculo más fuerte.

7. DEJE QUE HAGAN CAMBIOS

Los niños requieren cierta cantidad de supervisión; sin embargo, los adultos pueden exagerar controlando cada uno de sus movimientos. Esta “paternidad excesiva” es contraproducente para el desarrollo.

Los investigadores, en un artículo publicado en la revista Journal of Psychologists and Counsellors in Schools, escriben: “¿La atención extrema al niño y a sus necesidades y problemas imaginarios, anima a los padres a reducir las demandas de su hijo, resultando en que el niño rara vez se enfrente a situaciones adversas, aprendiendo a sobrellevarlas, y adquiriendo resiliencia, madurez y otras habilidades esenciales para la vida? El estudio actual plantea la posibilidad inquietante de que la respuesta sea afirmativa.

8. DÉLES UN SENTIDO DE RESPONSABILIDAD (INDIVIDUAL)

Ampliando el último punto, es importante permitir que los niños completen sus responsabilidades (por ejemplo, tareas domésticas, tareas escolares) sin tener que hacerles una microgestión.

¿Por qué? Según los psicólogos infantiles, una cantidad excesiva de control puede hacer que el niño desarrolle una actitud de “no puedo hacer esto solo”. Si bien es necesario prestar cierta atención -e incluso disciplina- para que un niño reconozca las consecuencias de renunciar a la responsabilidad, la supervisión excesiva es ineficaz.

9. CREAR RECUERDOS FELICES

En un estudio de experimentos múltiples llevado a cabo por dos profesores de Harvard, los adultos que tenían buenos recuerdos de la infancia “(parecía) que invocaban un sentido elevado de pureza moral”.

Los investigadores señalan que los participantes “eran más propensos a ayudar a los experimentadores con una tarea extra, a juzgar duramente el comportamiento poco ético y a donar dinero a la caridad cuando recordaban activamente su niñez“.

Por lo tanto, al crear recuerdos felices para el niño, es posible que usted los esté preparando para ser adultos felices y benévolos.

10. ¡SEA FELIZ USTED MISMO!

Los niños aprenden de lo que ven y oyen, para bien o para mal. Si un adulto muestra un comportamiento positivo, el niño es más propenso a corresponder. Según Carolyn Cowan, psicóloga de la Universidad de California: “Los niños no tienen éxito si los adultos no se cuidan a sí mismos y a sus relaciones“.