Mamoplastia: todo lo que debes saber

Existen cuatro tipos de mamoplastias: de aumento, de reducción, de levantamiento y de reconstrucción. Todas implican cirugía con anestesia general y ciertos riesgos.

Se llama mamoplastia a cualquier tipo de procedimiento quirúrgico destinado a modelar el pecho del paciente. El objetivo principal es cambiar la forma del seno. Esto incluye su aumento, disminución, levantamiento o mastopexia y reconstrucción. En todos los casos la base de la intervención es mantener la morfología natural de la mama.

La mamoplastia es principalmente un tipo de cirugía estética. Sin embargo, en muchas ocasiones se lleva a cabo por razones de salud. Esto se debe a que existen casos en los que el volumen o la forma de las mamas originan dificultades. Puede haber también razones de tipo psicológico.

Las técnicas quirúrgicas para modelar las mamas se practican desde 1895. Los primeros implantes de mama datan de 1962. Sin embargo, este tipo de procedimientos comenzaron a popularizarse en los años ochenta. Actualmente es una cirugía muy segura y habitual.

Las mamas

Llamamos mamas o senos a las glándulas mamarias de la mujer. Son órganos que secretan leche y se encuentran en el pecho. Están formadas por tejido glandular y los conductos lactíferos, pero también por tejido adiposo, vasos sanguíneos, conductos linfáticos y nervios.

Bajo las mamas está el músculo pectoral mayor. El tejido adiposo es el que le da la forma a la mama. También el que le da un volumen blando. Así mismo, la forma de los senos está determinada por la elasticidad de la piel.

A medida que pasan los años, el tejido glandular comienza a ser sustituido por tejido adiposo. Por eso las mamas se vuelven más flácidas con el tiempo. Con el envejecimiento, la parte superior de la mama se vacía y esto genera una caída de la misma.

Cuando se lleva a cabo una mamoplastia lo que se interviene es la zona que está encima o debajo del músculo pectoral mayor o bajo el tejido mamario. Las mamas como tal no contienen tejido muscular. De ahí que no sea posible que aumenten de tamaño mediante el ejercicio.