Remedios naturales para controlar los nervios, el estrés y la ansiedad

Los retos y presiones a los que solemos vernos sometidos diariamente hacen que el estrés, los nervios y la ansiedad estén más presentes de lo que nos gustaría en nuestra vida, mermando nuestro bienestar físico y mental.

Tanto el estrés como la ansiedad es un mecanismo orgánico que nos ayuda a afrontar las dificultades de la vida, sin embargo, cuando sus niveles son muy elevados se convierte en un verdadero problema.

Si crees que los nervios, el estrés y la ansiedad han tomado las riendas de tu vida, algo que podemos decir cuando empezamos a tener problemas para conciliar el sueño, para hacer bien la digestión o aparecen taquicardias, es importante que le pongamos solución. Para ello, hoy vamos a conocer varias infusiones que unidas a otros hábitos como el yoga, la meditación o la relajación, nos ayudarán a acabar con este problema de forma rápida y natural.

Cómo relajar los nervios con hierbas medicinales

Ansiedad y taquicardias: espino blanco

El espino blanco no es de las hierbas más conocidas para calmar los nervios, sin embargo es una de las más efectivas que podemos tomar para ello, ya que además de relajarnos nos ayudará a mejorar la circulación de la sangre y a optimizar el ritmo cardíaco.

Podemos tomarlo en infusión o en tintura (la forma más recomendada). Se vende en herbolarios y podemos tomarlas tanto disueltas en licuados naturales como en agua.

No lo tomes si…
Ya tomas medicación para tratar la hipertensión, arritmias o estás embarazada.

Problemas para conciliar el sueño: melisa

También conocida como toronjil, es una de las hierbas más conocidas para tratar el estrés y la ansiedad. Nos ayuda a relajarnos, combatir el estrés, destensar los músculos y a conciliar el sueño.

Se prepara como cualquier infusión normal (un puñado de melisa en agua hirviendo, dejar reposar, colar y endulzar con miel). Toma una taza un ratito antes de acostarte.

Nervios en el estómago: albahaca

Es muy normal que cuando sufrimos de ansiedad, nerviosismo y estrés, éstos se reflejen en nuestro estómago, “cerrándolo”. La albahaca se erige como la mejor solución ante este problema; una planta de gran aroma y excelentes propiedades relajantes y digestivas que nos ayudará a aligerar las digestiones y calmar los nervios.

Vierte un puñado de albahaca en un recipiente con agua. Deja hervir durante un par de minutos, reposar durante 10, cuela y endulza con miel. Toma una taza después de cada comida y verás los resultados.

No la tomes si…
Sufres de gastritis o enfermedad de Crohn, ya que sus aceites esenciales pueden interferir con estas enfermedades causando malestar.

No abuses de este remedio ya que al igual que con los medicamentos el cuerpo se acaba acostumbrando. Úsala especialmente cuando los nervios se te acumulan de forma intensa en el estómago y durante no más de dos semanas consecutivas.