Cómo podemos alisar el cabello de una forma natural en casa

Son muchos y muy variados los productos existentes para lograr un cabello perfectamente liso, pero el problema es que cuentan con una serie de productos químicos que pueden llegar a dañar el pelo en la mayoría de las ocasiones. Para conseguir mantenerlo con salud y lograr mantener el alisado deseado, existen productos completamente naturales, que se encuentran habitualmente en casa y que ayudarán en esta tarea.

Cómo alisar el cabello con productos naturales en casa:

Zumo de limón y leche de coco

La leche de coco es un ingrediente que contiene muchas propiedades aptas para ayudar en el alisado del cabello. Para ello tan solo hay que extraer su leche y añadirle un poco de zumo de limón si se pretende conseguir unos resultados mucho más efectivos.

Una vez mezclados ambos ingredientes se debe meter la mezcla en el frigorífico durante unas cuantas horas. Al prepararla se va a notar como una capa más cremosa se queda en la parte superior de dicha mezcla y esa crema es la que se debe aplicar sobre el cabello cuidadosamente y perfectamente extendida. Después se debe envolver el cabello en una toalla bien caliente y dejar que actúe durante una hora u hora y media.

Transcurrido este tiempo se debe proceder a lavar el cabello con abundante agua hasta hacer desaparecer la mezcla completamente y después lavar con un champú que sea suave. Para terminar hay que secar el cabello por completo y enseguida se va a notar como éste se encuentra mucho más suave y los rizos mucho más manejables.

Un tratamiento a base de aceite caliente

Los aceites que se utilizan para tratar el cabello son muy conocidos por conseguir repararlo y nutrirlo de una manera instantánea. Pero por ende, los tratamientos a base de aceite utilizados regularmente logran alisarlo y conseguir que luzca sedoso y radiante.

Para utilizar un tratamiento a base de aceite casero, tan solo hay que mezclar un poco de aceite de coco con un poco de aceite de oliva. Después de haberlo utilizado durante unos días, el aceite de oliva puede ser reemplazado por aceite de almendras si se prefiere.

En cualquier caso, con la mezcla obtenida se debe masajear el cuero cabelludo y el pelo y después cubrir la cabeza con una toalla caliente. Se deja actuar el producto durante unos cuarenta y cinco minutos y después se aclara bien y se procede a lavar con el champú habitual.

Huevo y aceite de oliva

El aceite de oliva y el huevo son ingredientes que cuentan con grandes propiedades naturales para cuidar el cabello y si se combinan ambos los resultados serán espectaculares.

En este caso bastará con batir un par de huevos y añadir una buena cantidad de aceite de oliva. Se mezclan bien y se aplica sobre el cabello para dejar que actúe durante una hora. Después tan solo hay que aclarar y lavar con un champú suave. Enseguida se notarán los resultados y con el tiempo se va a conseguir que el cabello se vaya alisando de una manera natural.

En cualquiera de los casos expuestos la paciencia es un requisito indispensable, ya que estos productos, al ser completamente naturales, no actúan con la misma rapidez que lo puedan hacer los productos químicos utilizados en las peluquerías. Utilizándolos durante al menos dos veces a la semana, a los pocos meses se comenzará a ver la diferencia.