Dile adiós a los dolores insoportables en las articulaciones: Este método es la opción ideal…

Los dolores en las articulaciones son incómodos e indeseables, y, por desgracia, bastante frecuentes. En los casos más extremos, incluso, se hace difícil salir de la cama, y no es algo con lo que te gustaría ir a alguna parte.

Si bien, a veces estos dolores son consecuencia de algunas enfermedades, o del uso de calzado incómodo y de baja calidad, en su mayoría la causa radica en un estilo de vida sedentario. En el cuerpo, la sal se acumula, lo que destruye las articulaciones, dando como resultado que sea difícil realizar las acciones habituales. ¡Pero, puedes superar el dolor si usas estos medios!

Los 5 mejores remedios para el dolor en las articulaciones

Receta 1: Para evitar la aparición del dolor, sobre todo si llevas un estilo de vida sedentario, prueba la siguiente receta:

  • Raíz de girasol – 100 g
  • Agua – 1 litro

Muele la raíz con una licuadora o picadora de carne. Échale agua fría y hiérvela por 10 minutos. Ponlo a enfriar, cuélalo y bébelo en lugar de agua. El curso de tratamiento es de 3 meses.

Receta 2: Si sufres dolor en las articulaciones, especialmente en las rodillas, esta receta te vendrá de maravilla. ¡Además, los tendones y ligamentos serán restaurados y fortalecidos!

  • Copos de avena – 1 vaso.
  • Jugo de naranja recién exprimido – 1 vaso.
  • Canela – 1 cucharadita.
  • Agua – 1 vaso.
  • Piña, en cubitos – 2 vasos.
  • Almendras molidas – ½ vaso.
  • Miel – al gusto

Hierve los copos de avena y enfríalos. En la licuadora, y junto al resto de los ingredientes, bátelos hasta obtener una papilla homogénea. Si es demasiado gruesa, agrégale un poco de agua.

Receta 3: Una bebida simple, deliciosa y muy útil se obtiene de las manzanas.

  • 2-3 piezas de Manzanas

Corta las manzanas finamente, colócalas en una cacerola y vierte agua hirviendo. Espera de 3 a 4 horas, y bebe en lugar de té.

Receta 4: No menos sabroso es un trago de especias, que seguramente se encontrarán en todos los hogares. La inflamación se elimina y el dolor pasa gradualmente a la historia.

  • Cúrcuma – 1 cucharada.
  • Agua – 750 ml
  • Miel – 3 cucharadas

Hierve el agua, y espolvorea la cúrcuma. Hierve otros 10 minutos, retíralo del fuego y déjalo reposar, hasta que esté completamente frío. Cuélalo y agrégale miel. Bebe durante todo el día.

Receta 5: La siguiente receta parecerá postre en lugar de una medicina. Sin embargo, de hecho, una herramienta de este tipo no solo aliviará el dolor, ¡sino que también fortalecerá todo el cuerpo!

  • Hojas de Aloe – 20 g
  • Miel de alforfón – 100 g
  • Mantequilla – 100 g
  • Chocolate natural – 100 g
  • Leche grasa – 1 vaso

Frota las hojas a través de un tamiz. Derrite el chocolate en baño maría y agrégalo a la papilla resultante. Adiciónale la mantequilla y mantenlo en el calor, revolviendo todo el tiempo, hasta que se obtenga una masa homogénea. Toma una cucharada y disuélvela en leche, y consúmelo antes de las comidas tres veces al día.

Además de estos métodos, hay otras formas de combatir el dolor. Ajusta la comida, a menos salada y grasosa. Agrégale semillas de lino a las ensaladas y espolvorea en las sopas listas para consumir. Lleva un estilo de vida activo: intenta hacer yoga o rutinas de ejercicios. ¡Dile NO al dolor y a la enfermedad!