7 Trucos que convertirán tu baño en un palacio de limpieza

El baño se encuentra dentro de los sitios más indispensables de la vivienda, dado que es donde hacemos nuestro aseo personal y nuestras necesidades básicas, por esta razón, más allá de ser un espacio donde depositamos desechos, debe ser uno de los lugares más higiénicos.

Esto es ya que también influye bastante el contacto que poseemos nosotros con las superficies del baño, las cuales tenemos la posibilidad de imaginar que se llenan de gérmenes y con el tiempo esto puede empeorar a tal modo que tenemos la posibilidad de contraer una infección grave por el fácil hecho de sentarnos en nuestro inodoro.

De la misma manera, un baño limpio, blanco y brillante, así como con buen olor, es bastante más satisfactorio tanto para quien vive en el sitio, como para las visitas. Es algo de sentido común, la gente no tenemos la posibilidad de suponer que, porque es nuestro espacio personal, este debe estar como se nos venga en gana, sino que siempre hay que tomar en cuenta la limpieza.

SIGUE ESTOS CONSEJOS PARA MANTENER TU BAÑO IMPECABLE

Más allá de que, no todo el planeta es un obsesivo compulsivo con la limpieza, sino que hay personas que sencillamente limpian con agua y jabón ocasionalmente, sin tener en cuenta varios métodos y productos que tienen la posibilidad de proveer superiores resultados.

Es por esto que acá te daremos bastantes consejos que te ayuden a sostener tu baño de la preferible forma, estos son los siguientes:

Blanquear la bañera.

Para que tu bañera recupere el color blanco tienes que utilizar 4 litros de agua no muy caliente con medio vaso de vinagre, un vaso de alcohol y un cuarto de vaso de bicarbonato de sodio. Enjuaga las superficies y deja que actúe por quince minutos, después lava con agua fría y ya está.

Destapar la ducha.

Nuestra ducha o regadera puede empezar a taparse por los sedimentos del agua, pero esto no es un fundamento para reemplazarla, sino que debemos llenar una bolsa con vinagre y colgarla tal es así que la ducha quede sumergida en el líquido, deja esto accionar por unos minutos y tu ducha volverá a trabajar.

Limpiar espejos.

Si no tienes el producto correcto, utiliza peróxido de oxígeno y bicarbonato de sodio, así quedarán relucientes.

Limpiar el inodoro.

Necesitas 10 ml de agua no muy caliente, 3 g de bicarbonato de sodio y 2 g de jugo de limón. Utiliza esta solución para remojar un paño o esponja y limpiar los bordes del inodoro.

Cepillo del inodoro.

Si deseas que tu cepillo vuelva a mostrar como antes, utiliza un concentrado de detergente con bicarbonato, sal, vinagre y lava con agua hirviendo.

Quitar el óxido.

Si tus perillas están oxidadas, utiliza una mezcla de sal y limón, deja descansar toda la noche y a la mañana siguiente lava la área.

Techo limpio.

Para limpiar el techo del baño, utiliza una solución a partes iguales de agua y vinagre, humedece un trapeador y úsalo para limpiar el techo, eliminarás mejor el polvo y las manchas.

Sigue estos simples consejos y la limpieza del baño será increíble. Envía esta información a tus amigos y familiares.