Cómo depurar el cuerpo de toxinas a través de baños en los pies.

Vivimos épocas complicadas y difíciles en todo sentido. La contaminación ambiental, el estrés, las preocupaciones, el sedentarismo, una alimentación deficiente… Y equilibrar todo esto para poder sentirnos bien es prácticamente imposible. ¿Cómo lograr un bienestar mental con tantas presiones?

Poco a poco nos hemos ido concientizando de la necesidad de hacer ciertos cambios en beneficio de nuestra salud y la de nuestras familias. Elegimos alimentos orgánicos, disminuimos la cantidad de grasas que ingerimos, evitamos las bebidas azucaradas, cambiamos los malos hábitos como el cigarrillo o el exceso de alcohol por caminatas tranquilas y sueño reparador. Pero, ¿cómo saber si estamos en el buen camino de eliminar todos esos residuos tóxicos que han quedado en nuestro cuerpo?

Vamos a descubrir una manera novedosa y efectiva que al mismo tiempo te proporciona descanso y alivio.

Si tienes tendencia a usar sandalias, o calzado abierto o incluso tienes la costumbre de andar descalzo, nada más relajante que un baño caliente que al mismo tiempo desintoxica tu cuerpo.

Estos baños de pies que ayuden a eliminar desechos del organismo se recomienda hacerlos antes de ir a dormir.

Son recetas simples, fáciles y económicas que sirven para mejorar la salud, eliminar toxinas e incluso regenerar la piel.

Siempre estamos listos para un baño de pies relajante, pero si le agregamos algunos elementos al agua, lograremos obtener una limpieza de impurezas y una desintoxicación de nuestro organismo.

Vamos a conocer cuáles son y cómo hacerlos.

1) Sales de Epsom.

En un recipiente con tamaño para introducir los pies, vierte agua caliente y espolvorea una o dos cucharadas de sales de Epsom. Disuelve e introduce los pies en el agua.

Las sales de Epsom provienen de minerales esenciales que favorecen la relajación. Son ricos en magnesio y particularmente eficaces para purificar, desintoxicar y relajar el organismo. Estas sales actúan evacuando las toxinas y los desechos a través de la piel.

Un baño de pies con sales de Epsom permite aliviar los pies cansados y activar al mismo tiempo la circulación de la sangre.

Atención: Las mujeres embarazadas, los pacientes cardíacos, con insuficiencia renal o con problemas de hipertensión y edemas no deben utilizar las sales de Epsom; al igual que los que sufren de problemas en la piel como eczema o psoriasis.

2) Sal marina, aceite de oliva y limón.

Para preparar este baño de pies vas a necesitar los siguientes ingredientes:

– 2 cucharadas colmadas de sal marina.

– 1 cucharadita de aceite de oliva.

– 5 gotas de aceite esencial de limón o el jugo de 1 limón exprimido.

– Agua caliente, cantidad necesaria.

– Agua helada, cantidad necesaria.

Sumerge los pies en un recipiente con agua caliente y agrega el aceite esencial de limón o el jugo de limón. Deja reposar durante 10 minutos.

Agrega la sal marina y comienza a masajear suavemente.

Retira los pies del agua y envuélvelos en una toalla durante 10 minutos. Sumérgelos en el agua helada y agregue el aceite de oliva. Continúa masajeando.

Este baño es ideal para inmunizarse contra la gripe y una buena forma de desintoxicar el cuerpo a través de los pies.

La hidroterapia es una bendición para el buen funcionamiento del sistema nervioso y para relajarse. Es casi la llave maestra para el bienestar.

3) Arcilla y sal.

Prepara este baño de pies con los siguientes elementos:

– ½ taza de arcilla bentonita.

– ½ taza de sal.

– Aceite esencial de su preferencia.

– Agua caliente.

Disuelve la sal en el agua caliente y agrega el aceite esencial que hayas elegido. Deja reposar los pies durante 5 minutos.

A continuación, agrega la arcilla y mezcla con la ayuda de tus pies frotando uno a otro cada tanto durante 20 minutos.

Otra forma de utilizar la arcilla bentonita es preparando una pasta con un poco de agua y cubriendo toda la piel. Mientras esperas que se seque, llena la bañera con agua caliente y una vez que la arcilla se haya secado introdúcete dentro frotando la piel con esponja para eliminar las toxinas.

Permanece en el agua unos 20 minutos o todo lo que desees para que la arcilla absorba los metales pesados y la sal reconstituya los niveles de magnesio que su cuerpo necesita.

4) Agua oxigenada y jengibre.

Para preparar este baño de pies purificante, sumérgelos en un recipiente con agua caliente y agrega 2 tazas de agua oxigenada y 1 cucharada de jengibre rallado.

Deja los pies en el agua durante 30 minutos. El jengibre contribuye a descongestionar y aliviar dolores musculares y es ideal para quienes padecen de problemas articulares.

También puede ser una alternativa para personas que sufren de alergias o irritaciones en la piel.

5) Baños iónicos.

Los baños iónicos son otra alternativa utilizada para desintoxicar el cuerpo extrayendo las toxinas a través de los pies. Estos baños de pie iónicos utilizan procesos eléctricos que producen iones positivos y negativos en el agua salada caliente.

El agua caliente abre los poros de los pies, la sal actúa como un astringente antiinflamatorio, los iones son absorbidos y así se produce la desintoxicación de los pies.

Este proceso se denomina electrólisis, un procedimiento que se sirve de la electricidad para crear una reacción química y es la idea con estos baños de pies iónicos.

Con este tipo de sistemas se pueden ver los cambios en el color del agua que pasa de cristalina a marrón o marrón oscuro y en algunos casos a negro.

Esto es el resultado de la reacción de la sal con los cartuchos iónicos o cualquier otro procedimiento utilizado para producir la carga iónica.

No confundir este color con las toxinas que se desprenden del cuerpo. Esta es una idea errada.

6) Parches purificantes.

Este sistema de desintoxicación a través de los pies no consiste precisamente en un baño de pies sino en la aplicación de parches que también brindan múltiples beneficios.

Este tipo de sistema proviene de la antigua medicina tradicional china. Gracias a la transpiración de los pies, los parches eliminan las toxinas, purifican el cuerpo, incrementan la energía y refuerzan el sistema inmunitario.

Prepáralo de la siguiente manera:

En una cacerola, hervir agua y agregar ajo y cebolla finamente picados. Dejar hervir durante 10 minutos.

Colar la mezcla, dejar enfriar durante algunos minutos y en una gasa autoadhesivas colocar parte de la preparación y aplicarla bajo la planta de los pies. Colocar medias.

Para mejores resultados, te recomendamos realizar esta purificación de pies en la noche para que actúe durante el sueño. Por la mañana, retirar el parche y enjuagar los pies.

Otros consejos para los baños de pies purificantes:

– Utiliza el agua todo lo caliente que puedas soportar. Cuanto más caliente sea, más efectiva será la desintoxicación.

– Si utilizas agua de red y esta contiene demasiado cloro, te recomendamos agregar unas cucharadas de arcilla bentonita para que absorba los productos químicos y así evitar que los absorba la piel.

– Todos estos ingredientes pueden utilizarse solos o en combinación para una limpieza efectiva.

– Los ingredientes pueden aumentarse en función de la calidad de la desintoxicación que deseas realizar.

Estas medidas para desintoxicar el cuerpo son un complemento más de todo lo que debemos hacer para mantenernos sanos y fuertes. También puedes optar por bebidas desintoxicantes como tés, infusiones o batidos y al mismo tiempo mejorar los hábitos alimentarios.

Evita todo lo que contenga demasiada azúcar, harinas blancas, productos de pastelería, comidas rápidas y bebidas gaseosas azucaradas.

Privilegia las frutas y las verduras, las harinas integrales, los alimentos a base de azúcar natural (jugos de frutas, miel, stevia) y consume el agua suficiente que necesita tu organismo. Las cantidades nunca deben ser menores a 1 litro y medio diario.

Recomienda estos baños de pies purificantes y al mismo tiempo, relajantes a todos los que conozcas, porque los baños de pies son ideales para cualquiera que quiera distenderse después de un día de mucha actividad.